Enseñar en pandemia: la realidad rural explicada por sus docentes

86

Una semana después de la llegada de la pandemia a Chile se suspendieron las clases en todos los establecimientos del país, por la posibilidad y el miedo de que los alumnos contrajeran coronavirus, llevándose a cabo una cruzada por una educación telemática nunca probada a gran escala. Ello trajo consigo una ardua tarea para los docentes, en especial, para aquellos y aquellas que desempeñan su labor educacional en zonas rurales.

Tal es el caso de la ya famosa docente santajuanina, Inés María González, quien se hizo conocida por ir a entregarles material educativo a sus alumnos montada en una carreta, tras recorrer cerca de 20 kilómetros desde Poduco Alto a Colico. “Lo hago ya que no tienen Internet, ni teléfono y menos un computador”, sostuvo.

La profesora González explicó que “mis alumnos viven en un aislamiento sociocultural muy grande, por ende, no me queda otra que recorrer los campos, para que puedan continuar estudiando durante esta pandemia. Algunos de ellos, en el caso de tener un celular, deben recorrer grandes distancias o incluso subir a un cerro para poder tener señal, lo que hace dificultoso el poder aprender y por ello recorro kilómetros para entregarles sus guías, porque tengo un compromiso con mis 9 estudiantes”.

Angélica Valenzuela, quien trabaja en la escuela de Colico bajo, a 23 kilómetros de Santa Juana detalló que estos meses de pandemia han sido arduos para poder educar. “Tengo cuatro estudiantes de primero a sexto básico. Además de entregarles las guías, les hago clases presenciales en sus campos, porque no hay Internet para hacer clases virtuales, por lo que nos adaptamos en estas visitas domiciliarias”, contó Valenzuela.

Realidad un tanto distinta es la que vive el profesor de la escuela Poñen, ubicada en el Puente 6, camino a Florida, Juan Durán, quien ha debido ingeniárselas para poder educar a sus cuatro alumnos.

“Si bien estamos trabajando con guías, las que voy a dejar a sus casas, una vez por semana nos conectamos por cámara, para resolver dudas. Lo que no ha sido fácil porque depende de la señal, la cual muchas veces es débil, por lo que he optado por hacerles reforzamiento presencial cuando las condiciones se dan”, contó el docente Durán.

El video del Ministerio

Como parte del apoyo a escuelas rurales, desde el Ministerio de Educación, se entregaron cuadernillos de trabajo impresos a los escolares de zonas que tienen baja o nula conectividad a Internet, favoreciendo a un total de 380.000 estudiantes de primero básico a cuarto medio, de cerca de 3.800 establecimientos de todo el país. Sin embargo, el video lanzado por el Mineduc no dejó indiferente a las docentes.

“El spot publicitario llamado ‘Seguir Aprendiendo’, en el que se hace un llamado al retorno a clases y que tuvo un costo millonario ($300.000.000), considerando el contexto de pandemia y la realidad rural de miles de niños me parece una burla y un desconocimiento total de nuestro diario vivir, por parte del ministro Raúl Figueroa. Se debería haber implementado en dotar de computadores o simplemente celulares con Internet para todos los alumnos rurales”, manifestó la profesora Valenzuela.

Inés González precisó que “aquí faltó una visión global de la realidad de las escuelas rurales, esos $300.000.000 debieron invertirse en los alumnos vulnerables, porque no sólo nosotros tenemos carencias. El Mineduc exige demasiado y entrega muy poco, hay una brecha muy grande con los alumnos de zonas urbanas”.

El docente floridano, Juan Durán aseveró que “en vez de lanzarse este spot, se debió priorizar en medidas más importantes, como mejorar la conectividad en zonas rurales, donde cada recurso es necesario. Fue una mala decisión invertir en publicidad, dada la realidad de la educación en pandemia, en el caso de mis alumnos, de quienes se pueden conectar en muchos de los casos su Internet se cae, por lo que termino en muchos de los casos reforzando a través de las mismas guías”.

37 detenidos luego de nuevo toque de queda

En el primer día en que el toque de queda inició a las 20 horas, el balance de la autoridad fue positivo, pues solo se detuvieron 37 personas por dicha infracción en todo el Biobío. No obstante, solo en la provincia de Concepción hubo 30 detenidos, tras 1.283 fiscalizaciones en el territorio.

De hecho, el número de detenidos por no respetar la cuarentena en toda la Región fue mayor, llegando a 151 (se realizaron 14.420 fiscalizaciones).

Sobre las cifras Covid-19, la autoridad sanitaria informó de 241 nuevos casos al cierre del sábado 21 de noviembre. Por ello, Biobío acumula 34.517 casos desde el inicio de la pandemia y, del total, 1.632 son activos. La Región registra 576 fallecimientos confirmados por Covid-19, todos validados por el Deis, en base a información del Registro Civil.


Fuente: https://www.diarioconcepcion.cl/ciudad/2020/11/23/ensenar-en-pandemia-la-realidad-rural-explicada-por-sus-docentes.html