Los móviles que veremos este año: plegables, 5G y guiños a lo retro

78

El mercado de los móviles se enfrenta a una curiosa paradoja: alcanza un elevado índice de saturación en las principales economías, en las que no puede venderse un solo dispositivo más por una demanda más que satisfecha, pero por otro lado, los compradores exigen una transformación en los dispositivos que estimulen sus ansias de compra. Pero la capacidad de innovación es muy limitada ya que la tecnología va por detrás de las expectativas del mercado; un claro ejemplo de esto ha sido la llegada a trompicones del Samsung Galaxy Fold, el primer gran móvil plegable del mundo. Los coreanos corrieron por ser los primeros en ofrecer algo realmente nuevo al mercado y pagaron un peaje muy alto al no cumplir el dispositivo los estándares mínimos de calidad en su primera versión. ¿Qué se puede esperar en el mercado en 2020?

La incertidumbre de las pantallas plegables

La alocada carrera de las pantallas plegables ha dejado un sabor agridulce en 2019: los primeros dispositivos no han alcanzado las expectativas esperadas, pero más allá de esto, no aportan una mejora evidente en la experiencia de uso: quien quiere una pantalla grande siempre puede optar a una tableta, y las dimensiones de una pantalla plegable nunca alcanzarán a las de las tabletas. Sin embargo, se trata de una apuesta estratégica de futuro (casi presente), para una parte importante de fabricantes del ecosistema Android; Samsung, Huawei, y hasta en última instancia Microsoft, van a abordar 2020 con flamantes lanzamientos.

Los coreanos abrieron fuego, pero este año verá más modelos y algunos de ellos francamente innovadores, como es el caso del Surface Duo de Microsoft, o incluso la segunda iteración del Galaxy Fold, una cuestión de orgullo ya para Samsung, que sería anunciada este año y a un precio mucho más asequible que el modelo precedente. Pese a todos estos avances, la consolidación de las pantallas plegables como un producto de masas sigue siendo una incógnita en este momento, por lo elevado de su precio (no se han alcanzado, lógicamente, las economías de escala de los modelos convencionales), por un lado, y por otro, al no haberse presentado al potencial comprador de este producto una utilidad clara de este dispositivo.

La alocada carrera de las cámaras

Si hay una función que suponga un factor determinante de compra en los móviles hoy en día, es sin dudarlo la cámara de fotos. Los smartphones han logrado alcanzar un nivel de calidad en el mundo de la fotografía realmente insospechado hace tan solo unos pocos años, y de hecho, la capacidad de la cámara es ya uno de los principales argumentos de compra o cambio de modelo entre los usuarios de móviles. En este sentido, las marcas están abordando esta evolución evolucionando en diferentes ámbitos: por un lado, continúa la alocada carrera de los megapíxeles, y de hecho, este año se podría anunciar el primer móvil con óptica de 200 MP; por otra parte, los fabricantes trabajan también con gran éxito en sofisticar el procesamiento mediante software de la fotografía, empleando para ello la inteligencia artificial con sorprendentes resultados.

la capacidad de la cámara es uno de los principales argumentos de compra o cambio de modelo entre los usuarios de móviles

En 2020 el mercado conocerá la evolución de los reyes en esta categoría, Google Pixel, la saga premium Galaxy de Samsung, y cómo no, los avances en este terreno del iPhone. La lucha en la gama alta está muy apretada y se espera que los fabricantes evolucionen en la fotografía nocturna (sobre todo en la conocida como ‘astrophotography’, o fotografía de los astros, función presentada de forma pionera por Google en el Pixel 4). Esta tecnología logra capturar imágenes sorprendentemente nítidas en condiciones lumínicas muy bajas con la ayuda de trípodes, algo inimaginable en los móviles hace no muchos meses.

Lo retro nunca muere

Los que se iniciaron en el mundo de la telefonía móvil en sus albores recordarán con nostalgia los inolvidables diseños de los Nokia y Motorola originales; aquellos ‘ladrillos’ eran irrompibles y sus baterías duraban no horas, sino días. Nokia reeditó con éxito su mítico 3310, incorporando en esta última versión algunas de las tecnologías actuales, pero conservando la esencia del dispositivo, pero otra espectacular rentrée que verá 2020 será la del Motorola Razr, un teléfono que marcó toda una época y que llega adaptado a los nuevos tiempos. El nuevo Razr contará con una pantalla plegable de 6,2 pulgadas con la que logrará ir más allá de los sentimientos en su diseño: promete ser un teléfono realmente útil y que se use a diario.

El teléfono aprovechará su diseño plegable para ofrecer dos pantallas a su propietario: la exterior, visible con el teléfono plegado, será realmente útil y con la que el usuario podrá interactuar, mientras que la interior que se muestra al desplegar el móvil, permite su uso para la reproducción de fotos, vídeos y, por descontado, juegos. La buena noticia es que el fabricante sostiene que se ha visto desbordado por la demanda del dispositivo, tras iniciarse el plazo de reservas; la mala es que Lenovo, la empresa matriz, no quiere correr los riesgos que asumió Samsung con el Galaxy Fold, y ha retrasado su comercialización sin dar una fecha clara.

Fuente: elpais.com